Educación expandida: ampliando horizontes educativos

Educación expandida: ampliando horizontes educativos

Pese a tratarse de un término relativamente desconocido en sus líneas generales, la Educación expandida parte de muchos conceptos ya conocidos, tratados con frecuencia desde este mismo blog. Y es que, en puridad, la Educación expandida es el terreno en el que muchos de los principios propios de la educación formal se relacionan, de forma complementaria e interdependiente, con otros de la educación informal.

Un abordaje de la idea de la educación en sí, y no tanto una metodología concreta, que cuenta entre sus más importantes pilares el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a través de Internet como método para aglutinar estas dos formas a veces antagónicas de concebir la enseñanza y el aprendizaje, cuestionando así las fronteras entre el estudio y el aprendizaje.

Una educación mixta

En el año 2012, el colectivo Zemos98 popularizó el término Educación expandida sin por ello atribuirse por completo su autoría, arguyendo en cambio que solo  dejaban constancia de la confluencia de métodos del aprendizaje paralelos como la alfabetización mediática (o digital), los Bancos Comunes de Conocimientos (BCC) o el llamado Aprendizaje invisible, que echa raíces en una combinación de aprendizajes formales e informales muy en línea con los principios de la posterior Educación expandida. Aprendizajes y tendencias educativas que, en gran medida, bebían también de teorías pedagógicas anteriores en el tiempo como las de la Escuela moderna, la desescolarización promulgada por Ivan Illich, la Pedagogía libre, la Pedagogía lenta o, sobre todo, la teoría del conectivismo contemplada desde una perspectiva educativa.

Oficialmente desarrollada por George Siemens y Stephen Downes, la teoría conectivista parte de otras teorías del pensamiento y la educación como son las del cognitivismo y el constructivismo para explicar el modo en el que las TIC han influido en cómo nos relacionamos entre nosotros y, también, con el conocimiento al que nos dan acceso estas tecnologías. A decir de esta teoría del conocimiento, el aprendizaje se da en numerosos ambientes que muchas veces escapan al control de quienes lo desarrollan, y que van desde organizaciones hasta bases de datos como las que pueden hallarse, aunque no exclusivamente, en Internet.

Pero, pese a la amalgama de teorías y métodos educativos que lo componen, concebir la Educación expandida parte de una contradicción, planteada por el propio colectivo Zemos98: su naturaleza, capaz de aglutinar lo educativamente formal e informal, la hace imposible de acotar en una definición cerrada. Lo que no significa que no puedan esbozarse sus pilares fundamentales, y que os planteamos a continuación:

  • Mencionada anteriormente, la principal característica de la Educación expandida es la disolución que plantea entre las fronteras de los aprendizajes considerados formales y los informales. A decir de esta metodología, el aprendizaje es un fenómeno ubicuo, que puede darse en cualquier lugar y momento, ya sea dentro como, sobre todo, fuera de las escuelas.
  • El intercambio de información propiciado por Internet y el auge de las TIC, que ejemplifica el modo con el que la Educación expandida entiende el acceso al conocimiento, es solo una de las formas de cooperación y trabajo en equipo inherentes a esta concepción de la educación, pese a incluir en su seno a tendencias pedagógicas surgidas de una visión más individualista de la educación.
  • Por los motivos mencionados hasta aquí, la Educación expandida requiere de un alto grado de responsabilidad por parte de los aprendices para con su propio proceso formativo. Una apuesta por la autoformación como motor del proceso educativo que, sin embargo, no invalida la figura del docente como gestor de al menos una parte de la educación de los aprendices.

Una enseñanza expandida

Todo cambio en la forma en la que se produce un aprendizaje implica, a su vez, un cambio en el modo en el que este se enseña. Y el caso de la Educación expandida no es una excepción, porque ¿qué papel puede ocupar el profesorado en un contexto como el planteado en las líneas anteriores? Pues el de gestor, no ya del aprendizaje, sino del contexto o contextos en los que este pueda generarse, y ya sea a través de unidades de aprendizaje y/o recursos propios y ajenos, muchas veces accesibles a través de las TIC e Internet, y de una formación paralela a la de su alumnado, capaz de cubrir los siguientes aspectos:

  • Alfabetización digital crítica, con el objetivo de transmitir estos conocimientos al alumnado, empoderándolo en su vida digital en su búsqueda de información y procesos de socialización en Internet.
  • Conocimiento y competencias en metodologías basadas en las TIC, como el Aprendizaje móvil, el Aula invertida u otras derivadas del Aprendizaje a distancia y mediado a través de estas tecnologías. Sin una formación en este sentido, la posibilidad de que los estudiantes puedan formarse fuera del aula (y bajo una relativa tutela por parte del profesorado) se reduce considerablemente.
  • Aprendizaje continuo y para toda la vida, contemplando no solo la educación sino su ejercicio como algo cambiante, dependiente del contexto en el que se pretenda intervenir para gestionarlo.

¿Aplicáis algunos de los principios de la Educación expandida? ¿Cuáles han sido los resultados? Compartid vuestras impresiones con nosotros y con todos vuestros contactos.

Para saber más:

Monográfico: Aprendizajes invisibles en contextos de Educación expandida. Retos y oportunidades en la sociedad hiperconectada, por Eduardo Fernández Rodríguez y Rocío Anguita Martínez.

Artículo: Concepto y prácticas de educación expandida: una revisión de la literatura académica, por Alejandro Uribe Zapata.

Artículo: Educación expandida. La red como fuente de conocimientos, por Rubén Díaz.

 

administrator

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *