8 beneficios de la música en el aprendizaje

8 beneficios de la música en el aprendizaje

Son muchos los estudios científicos realizados a lo largo de los últimos años que han revelado los beneficios de la música en el aprendizaje.

Sin embargo, no hay que olvidar que existen evidencias de que la música siempre ha estado presente en la vida del ser humano. De hecho, en la prehistoria ya se recurría a ella.

Escuchar nuestras canciones favoritas nos ayuda a disfrutar de instantes inolvidables y a deleitar los oídos con notas musicales que nos proporcionan calma y tranquilidad.

No obstante, sus ventajas no acaban aquí, ya que son muchos los beneficios de la música en el aprendizaje que han ido saliendo a la luz con el paso del tiempo.

De hecho, cada vez son más los maestros, padres y educadores que recurren a las canciones infantiles a la hora de favorecer el aprendizaje en casa o en las clases de una forma sencilla, efectiva, amena y divertida.

Pero, ¿cómo consigue la música ayudar a niños y adultos a aprender cosas nuevas? ¿Qué ventajas aporta recurrir a las canciones a la hora de adquirir conocimientos? A continuación, desvelamos un total de ocho beneficios de la música en el aprendizaje.

Hoy en día, existen centros que recurren a la terapia musical para mejorar el estado de las personas con Alzhéimer, una enfermedad neurodegenerativa que provoca la pérdida gradual de la memoria y los recuerdos.

Esto se debe a que la música puede ayudar al ser humano a evocar momentos pasados, así como a mejorar la capacidad de recordar, algo que también es fundamental para los niños y jóvenes que se encuentran en época de exámenes y necesitan memorizar diferentes lecciones.

  • Un ambiente positivo en las aulas

La terapia musical no solo se aplica en personas con Alzhéimer, sino también en las aulas de infinidad de escuelas y centros educativos.

Esto es debido a que existe una conexión muy estrecha entre la música y las emociones, por lo que emplear canciones en los colegios puede ser de gran ayuda a la hora de crear un entorno emocional positivo que anime a los estudiantes a aprender y adquirir nuevos conocimientos.

Así lo reveló La influencia de la música en el aprendizaje: un estudio cuasi experimental, una investigación realizada por Lucila Martínez Lozano y Armando Lozano Rodríguez en el año 2007.

  • Un excelente apoyo académico

En 2008, la psicóloga y neurocientífica Helen Neville llevó a cabo una investigación con el objetivo de averiguar qué efecto ejercía la música en un programa de apoyo académico en niños de entre tres y cinco años de edad.

El estudio permitió demostrar que utilizar la música en el entorno académico es tan efectivo como recurrir al apoyo individualizado.

Disponer de grandes dosis de energía y vitalidad es indispensable para los adolescentes y jóvenes que necesitan dedicar tiempo al estudio.

En este sentido, nada mejor que aprovechar los beneficios de la música en el aprendizaje, ya que se ha demostrado que escuchar canciones estimula la producción de dopamina en el cerebro.

Se trata de un neurotransmisor considerado el centro del placer que, además de potenciar el bienestar de los seres humanos, se ocupa de llenar el organismo de energía y vitalidad y de mejorar la concentración.

  • Aprender todo tipo de cosas

Las personas que deciden aprender a tocar un instrumento tienen la oportunidad de aprovechar las múltiples ventajas de la música y, al mismo tiempo, de aprender montones de cosas nuevas.

Tal como explicó la profesora Anna Díez Bereziartua en una entrevista publicada en la plataforma emagister, «a partir del estudio de un instrumento se  pueden trabajar muchas asignaturas: geografía (de dónde es originario), historia (cuándo apareció), matemáticas (tamaño y proporciones), física (acústica y sonoridad), plástica (dibujándolo o creándolo con distintos materiales) y todo lo que se le ocurra al profesor».

  • Hemisferio izquierdo del cerebro

Diversos estudios científicos han dejado de manifiesto que la música también tiene la capacidad de estimular el hemisferio izquierdo del cerebro, que es el que se ocupa de todo lo relacionado con la lógica, los números y el aprendizaje del lenguaje.

Las personas de habla hispana que escuchan con frecuencia canciones en inglés, francés, italiano o cualquier otra lengua tienen la oportunidad de aprender un idioma con más facilidad que aquellas que prescinden de la música.

¿La razón? Que escuchar las canciones elegidas mientras se lee la letra permite aprender a pronunciar cada palabra del modo correcto, así como a ampliar el vocabulario cuando se busca el significado de los vocablos desconocidos en el diccionario.

Hoy por hoy, ya podemos disponer de estudios científicos que han demostrado que la música tiene efectos positivos en el desarrollo cognitivo, en especial en el de los niños.

Y es que la música favorece la generación de nuevas neuronas, mejora la capacidad de atención, ayuda a grandes y pequeños a resolver problemas matemáticos con una mayor facilidad, estimula la creatividad y potencia la agilidad cerebral.

A la hora de aprovechar los beneficios de la música en el aprendizaje, lo mejor es recurrir la música barroca, chill out o new age, aunque se ha demostrado que la música clásica también mejora el rendimiento mental, en especial la compuesta por el famoso Wolfgang Amadeus Mozart.

 

Autora: Sara Santoyo Salgado, propietaria de Apréndete

Sara Santoyo. Licenciada en Periodismo es propietaria de Apréndete, blog dedicado al ocio y la educación cuyo principal objetivo se centra en ayudar a los lectores a aprender algo nuevo cada día.

administrator

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *